UNA NUEVA DIRECCIÓN DE
LA POLÍTICA INDUSTRIAL DE MÉXICO

 

1. INTRODUCCION

Hoy, como cada seis años, pasados los efectos más visibles de la crisis sexenal en turno, quieren borrar de nuestra memoria los errores del pasado.

Quieren borrar de nuestra memoria los millones de patrimonios que se perdieron por el error de diciembre, error del gobierno, de nadie más.

Quieren borrar de nuestra memoria que nos endeudaron en casi 100,000 millones de dólares, por el error de diciembre, error del gobierno, de nadie más.

Tan grande el engaño, que terminaron por engañarse a si mismos, y hoy el candidato oficial nos ofrece más de lo mismo.

Creen que somos tontos. Creen que no nos damos cuenta que más de lo mismo significa más desempleo y menor seguridad en nuestras calles, más corrupción y mayor impunidad.

Creen que los mexicanos no tenemos memoria.

Creen que no nos damos cuenta, que más allá de las celebraciones de cada seis años y de las pirotecnias estadísticas de todos los sexenios, las administraciones priistas nos han dejado con miseria, desempleo y falta de oportunidades para la gran mayoría de los mexicanos.

Iniciaremos el nuevo milenio con 30 millones de mexicanos en pobreza extrema y colocados entre los países con mayor desigualdad en la distribución del ingreso del mundo.

Iniciaremos el nuevo milenio con más de 9 millones de mexicanos viviendo ilegalmente y en forma azarosa en Estados Unidos para poder alimentar a sus familias en este lado de la frontera.

Y con un incremento de más de 3,000,000 personas sin acceso a empleo formal en nuestra economía, tan solo en este sexenio.

Que razón tenía Manuel Clouthier: Solo los ingenuos y los cómplices pueden encubrir semejante desastre.

Yo los invito a aprender de la historia, los invito a reflexionar:

¿Dónde estaría México hoy de no haberse cometido tantos errores?.

México no es un país pobre. Es un país empobrecido.

La pobreza y el desempleo no fueron causados por un terremoto.

Si la política económica y la política social hubiesen sido otras, hoy no tendríamos ni la desocupación ni la pobreza que tenemos.

La corrupción y la inseguridad no fueron causadas por fenómenos naturales.

Si el gobierno hubiera sido honesto, si no se hubiera cruzado de brazos, si no se hubiera asociado con los delincuentes, hoy no tendríamos ni la corrupción, ni la inseguridad, ni la impunidad que tenemos.

A nuestro país le urge vigor, entusiasmo y decisión. Le urge honestidad y transparencia. Valores morales y efectividad en el ejercicio de gobierno.

Nuestra propuesta es cambiar la plataforma en la que se desarrolla la economía, para que pueda crecer al 7 %. Otros países similares al nuestro lo han hecho. México también lo puede lograr. Se requiere decisión para hacer lo que se tiene que hacer y hacerlo bien.

 

II. Compromisos con los Mexicanos

 

He recorrido el país, he visitado todos los estados de la república, he estado en el campo y las ciudades; he sostenido reuniones con todos los grupos sociales; he recibido muchas propuestas; he escuchado a miles de mexicanos, y en todos lados encuentro empresarios dispuestos a dar la batalla. Empresarios que me han expresado lo que esperan de nuestro proyecto económico, y que he asumido como un compromiso:

    • Hacer explícito que no puede haber justicia social sin una economía sólida y que la meta de generar los empleos que requiere nuestro país y de alcanzar un crecimiento acelerado y sostenido a una tasa mínima promedio anual de 7% real, es inaplazable.

      • La convicción de que la estrategia de alto crecimiento debe estar fincada en una estabilidad macroeconómica sustentada en una estricta disciplina monetaria y fiscal, y el establecimiento de una auténtica y plena independencia de la autoridad monetaria nacional.

        • La garantía de transformar las empresas públicas del estado a fin de que fortalezcan y no limiten la competitividad de las empresas mexicanas; y el reconocimiento de que es necesario finalizar la reforma del sector financiero, proporcionando el marco legal que asegure prácticas bancarias sanas y los incentivos para su saneamiento efectivo y capitalización.

          • Dejar en claro que se seguirá una estrategia de ahorro y formación de capital que permita que nuestro aparato productivo pase del apalancamiento a la capitalización.

           

            • El compromiso con la competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas, proporcionado infraestructura pública y servicios en apoyo de las empresas, facilitando su incorporación a la globalización y acrecentando su capacidad para absorber y utilizar la mejor y más reciente tecnología.

            El reconocimiento de la impostergable necesidad de democratizar la economía, a través de la creación de instrumentos que permitan la incorporación de los millones de mexicanos que han estado excluidos del desarrollo y de las oportunidades para participar en la economía formal. El reconocimiento de la absoluta prioridad que tiene nuestro país de combatir la pobreza y distribuir el ingreso y las oportunidades.

             

            III. Nuestro Programa

            ¿Cómo hacer realidad estos compromisos?

            En distintos foros he expresado con todo detalle mi propuesta en materia económica, que someteré al diálogo, consulta y escrutinio de los mexicanos y está sostenida por cinco pilares:

              • Primero: Un programa de políticas económicas que:

              a) Garanticen la estabilidad de los fundamentales de la economía; y

              b) Aseguren la solidez del sistema financiero.

                • Segundo: Un programa de reformas estructurales que completen la transformación sectorial necesaria para mejorar la competitividad de la economía.

                  • Tercero: Un programa de reformas legales que doten a México de un marco de reglas de interacción claras y transparentes entre los sectores público y privado.

                    • Cuarto: Un programa de incentivos que abra la puerta del desarrollo a los mexicanos excluidos y que facilite la incorporación del sector informal de nuestra economía a los mercados formales, y;

                      • Quinto: Un programa de reforma del sector público que eleve sensiblemente su eficiencia y permita evaluar objetivamente el desempeño de los funcionarios.

                       

                      Amigas y amigos empresarios:

                      Hoy quiero también compartir con ustedes mis pensamientos sobre la nueva dirección que debe tomar la política industrial en nuestro país.

                      Es cierto que las reglas económicas del mundo han cambiado. Es cierto que a nivel mundial y hasta los setentas la política industrial jugaba un papel central en el modelo económico. Es cierto también que con la liberalización de los mercados y la liberalización del comercio, las políticas industriales tradicionales se han reducido o eliminado.

                      Pero la pregunta es, si la política industrial tiene un papel que jugar en este nuevo modelo, si la política industrial tiene un papel que jugar en nuestro país. Y la respuesta es SI, con mayúsculas.

                      Si, para promover una mayor competitividad de las empresas y el crecimiento de la productividad.

                      En mi gobierno habrá política industrial.

                      Una política industrial enfocada no a que producir sino a como mejor producir.

                      Una política industrial dirigida a reducir la brecha de productividad que tenemos con nuestros principales socios comerciales.

                      Dos tipos de políticas serán impulsadas en mi gobierno:

                      Políticas horizontales, dirigidas a fortalecer el financiero y de capital; y la formación de capital humano. Y

                      Políticas microeconomicas, dirigidas a incrementar la productividad de la industria local y a facilitar la internacionalización de las micro, pequeñas y medianas empresas.

                      Por ello en mi administración impulsaremos programas dirigidos a:

                       

                      • Primero: Transformar la banca de desarrollo

                      El modelo de operación de la banca de desarrollo esta agotado; se quedo sin operar por el colapso de la banca comercial. No tiene ningún impacto en el financiamiento del desarrollo. Nosotros proponemos:

                      1.- Reorientar su acción de banca de descuento a banca de fomento, con intervenciones selectivas y temporales que detonen el desarrollo de las micro y pequeñas empresas.

                      2.- Contar con esquemas descentralizados y coordinados por las entidades del país, a fin de que efectivamente se atiendan las prioridades locales.

                      3.- Asegurar que la asistencia técnica y el crédito vayan en el mismo paquete, de forma que se constituyan en instrumentos para elevar la competitividad y la eficiencia de las micro y pequeñas empresas.

                      Bancos de desarrollo más profesionales, más incluyentes, mejor organizados y más ágiles son indipensables.

                       

                        • Segundo: Desarrollar el mercado secundario en la bolsa de valores

                        Resulta impostergable que el mercado secundario, donde se comercian y se financian las acciones de empresas de tamaño medio, se desarrolle al máximo para permitir que un número de empresas medianas mexicanas obtengan acceso a financiamiento competitivo, y un número creciente de inversionistas participen en el financiamiento de inversiones productivas que mejoren la competitividad de la empresa mediana mexicana.

                         

                        • Tercero: Construir un sistema de financiamiento alternativo por el cual las pequeñas y medianas empresas puedan tener acceso al capital

                        Muchas pequeñas y medianas empresas no requieren crédito sino capital accionario, que hoy es un recurso más escaso que el crédito ya de por si inexistente.

                        Si queremos que nuestras empresas locales compitan en igualdad de circunstancias con las empresas globales, lo menos que podemos hacer es ofrecerles los mismo instrumentos con los que cuentan esas empresas.

                         

                        • Cuarto: Estructurar cadenas productivas que permitan extender los beneficios de la exportación hacia sectores proveedores de insumos con métodos modernos de administración y control de operaciones
                        • Quinto: Impulsar la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas mediante acceso al crédito y asistencia técnica para mejorar su administración y mercadotecnia

                        Existe consenso en que el futuro tiene que ver con la penetración de los mercados internacionales. Es cierto que el comercio internacional de nuestro país ha crecido de manera muy importante, pero también lo es, el que los beneficios se han concentrado en muy pocas empresas.

                        En mi gobierno se apoyará la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas para que cuenten con conocimientos técnicos y de penetración del mercado; y se impulsará la competitividad de la industria local a través de instituciones que aceleren sus procesos de calidad.

                         

                        • Sexto: Un programa de capacitación en el trabajo que permita a las empresas mejorar la productividad de sus trabajadores, extendiendo los beneficios de la globalización a todos los trabajadores del país

                         

                        • Septimo y lo más importante: Un programa de avance tecnológico en tecnología dura (más y mejor equipo) y tecnología blanda (mejores prácticas administrativas y de calidad), a través de:

                        Acelerar la transferencia de tecnología vía la adquisición, difusión, mejora y adaptación de tecnología de vanguardía.

                        Apoyar las alianzas estratégicas entre empresas mexicanas y extranjeras, incluyendo a las paraestatales, para incrementar el uso de tecnología de punta en las empresas de nuestra economía.

                        Estimular el desarrollo de nuevas tecnologías y las misiones de aprendizaje y observación de las mejores prácticas internacionales.

                         

                        Señoras y señores empresarios:

                        El paquete de políticas que he presentado y que pondré a consulta de la sociedad, es la respuesta a las inquietudes que me han planteado los mexicanos en los dos últimos años.

                        Lo que ofrecemos es muy sencillo. Un cambio para mejorar, para progresar. Un cambio sin rupturas, ni violencias. Un nuevo liderazgo. Un liderazgo fuerte, humano, honesto y capaz.

                        Creo con todo el corazón y toda mi fe que los mejores tiempos de México están por venir. Pero no vendrán solos.

                        El progreso y la democracia son para todos los mexicanos. La responsabilidad de alcanzarlos también.

                        No se vale hacerse a un lado; no se vale zafarse con el pretexto de que soy apolítico.

                        Todos tenemos un compromiso con México.

                        No se vale refugiarse en que más vale malo por conocido que bueno por conocer.

                        Los empresarios tomamos riesgos; hacemos cambios; somos la vanguardia en la generación de riqueza y generación de empleos.

                        Quién más que nosotros para contribuir con toda la sociedad a la construcción del México del siglo XXI; quien más que nosotros para marcar el camino y ganar nuestro futuro.

                        Es nuestra oportunidad de impulsar un nuevo gobierno; un gobierno honesto y profesional.

                        Somos libres para lograr un México mejor, pero seremos responsables si no lo logramos.

                        Es nuestro deber y nuestra responsabilidad.

                        Será difícil. Será riesgoso.

                        No importa. Es necesario, es posible y lo vamos a lograr.

                        Muchas gracias

                        Sitio de Vicente Fox