Noviembre 30, 1999 / Hotel Nikko / Cámara Americana de Comercio

 

  Después de la exposición de tres de los candidatos a la presidencia se realizó una encuesta. Aquí puedes encontrar los resultados

 

Crecimiento del 7% ¿Imposible o Impensable?

Una agenda de trabajo

 

Introducción

Como cada seis años, pasados los efectos más visibles de la crisis sexenal en turno, quieren volver a engañarnos. Quieren borrar de nuestra memoria los errores del pasado. Quieren hacernos creer que el modelo aplicado es un éxito y que al final de tantos problemas, ya encontramos el camino adecuado.

Tan grande es el engaño, que terminaron por engañarse a sí mismos, y hoy el candidato del PRI, del nuevo PRI, del viejo PRI, del PRI de siempre, nos ofrece más de lo mismo.

Creen que somos tontos. Creen que no nos damos cuenta que más de lo mismo significa más desempleo y menor seguridad en nuestras calles, más atraso, más estancamiento, mayor corrupción y mayor impunidad.

Hoy se declaran tristes e indignados por la miseria que ellos propiciaron y la corrupción que ellos generaron. Creen que los mexicanos no tenemos memoria.

Creen que no nos damos cuenta que, más allá de las celebraciones de cada seis años y de las pirotecnias estadísticas de todos los sexenios, las cifras oficiales ocultan la realidad de miseria y falta de oportunidades que han dejado las administraciones priistas.

¿Qué ocultan las cifras oficiales?

Las cifras oficiales ocultan la realidad y la dinámica de la pobreza.

En las cifras oficiales no se reflejan los niveles de pobreza en los que han hundido a México 30 años de políticas económicas y sociales mal diseñadas y mal aplicadas.

Durante este sexenio se habrá incrementado la pobreza en 6 millones.

Iniciaremos el nuevo milenio con 30 millones de mexicanos en pobreza extrema y colocados entre los países con mayor desigualdad en la distribución del ingreso del mundo.

Las cifras oficiales ocultan la realidad y la dinámica del desempleo.

En las cifras oficiales no se refleja el desempleo que empuja a nuestros conciudadanos al sector informal o hacia los Estados Unidos poniendo en riesgo su propia existencia.

Durante este sexenio tendremos un incremento de 3,200,000 personas sin acceso a empleo formal en nuestra economía y el salario real se habrá deteriorado aún más.

Iniciaremos el nuevo milenio con más de 9 millones de mexicanos viviendo ilegalmente y en forma azarosa en Estados Unidos para poder alimentar a sus familias en este lado de la frontera.

Que razón tenía Manuel Clouthier: Solo los ingenuos y los cómplices pueden encubrir semejante desastre.

Uno de ellos, el candidato del PRI, que con las metas anunciadas muestra su timidez y falta de audacia para afrontar los retos que reclama nuestra nación.

Les es imposible pensar en las políticas necesarias para lograr un crecimiento superior al 5 % de la economía.

Aducen incapacidad de la economía para incrementar el nivel de ahorro interno sobre el actual 22% y el ahorro externo sobre el 3% del PIB.

Sus proyecciones de los equilibrios Ahorro-Inversión y Crecimiento-Balanza de Pagos, no les permiten buscar las políticas que permitan al sector privado la capacidad de inversión, productividad y competitividad que permitan pasar de un sendero de crecimiento del 5% a otro del 7%, como nosotros proponemos.

No nos extraña, los resultados que han podido alcanzar en materia económica en los últimos 18 años, son francamente decepcionantes:

  • Una tasa de crecimiento promedio anual del PIB real de apenas 2.5%;

  • Una tasa de inflación anual promedio de casi 50 %;

  • Un desarrollo regional profundamente desequilibrado y un campo sumergido en la marginación.

  • Un sistema financiero en severos problemas que inhibe las nuevas inversiones por la carencia de crédito a tasas de interés competitivas.

Nuestra propuesta es diferente.

Nuestro programa es ambicioso en sus metas de crecimiento porque responde a las carencias de la nación. Reconoce el tamaño de los desafios.

Los objetivos de nuestra política económica son:

  1. Crear las condiciones para que el sector privado pueda lograr producción y competitividad que permitan a nuestra economía crecer a tasas del 7%.

  2. Equilibrio económico definido por superávit fiscal, inflación menor al 5%, y un déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos del 3% del PIB sustentado en inversión extranjera directa.

  3. Generación de empleos suficientes para satisfacer la demanda anual de nuevos participantes en el mercado de trabajo y una reducción sustancial de la tasa de desempleo existente en la sociedad.

  4. Generación de oportunidades para que todos los mexicanos participen en la economía formal al tiempo que México se inserta en la globalización.

Las columnas de nuestro programa son las siguientes:

  1. Apoyos para incrementar el ahorro interno de la economía.

  2. Políticas para incrementar la productividad de la inversión en la economía.

  3. Programas que incrementen los niveles de inversión extranjera directa hacia México.

  4. Programas que ayuden a reducir el costo de generación de empleos formales en la nación.

 

Estímulos al ahorro interno

Los elementos fundamentales de nuestro programa serán:

  • Una reforma fiscal que en lo tributario simplifique las tasas y exenciones, favorezca impuestos al consumo y establezca estímulos a la inversión y al ahorro de las personas tanto físicas como morales. Una reforma que permita incrementar la contribución fiscal como proporción del PIB al 15% sin petróleo, que representa el promedio de América Latina.

Estas medidas tendrán como objetivo incrementar el ahorro interno del sector privado del 20-22% del PIB a un 24-25% del PIB hacia el tercer año de nuestra administración.

  • Por el lado del gasto, incrementar los niveles de ahorro del sector público del actual 2% del PIB a por lo menos un 3% del PIB, proponiendo como objetivo el obtener un equilibrio operacional en las finanzas públicas al cuarto año de nuestra administración.

  • Tomando en cuenta nuestro objetivo de mantener el déficit de la balanza de cuenta corriente en nuestra balanza de pagos a niveles aceptables, el ahorro disponible en México, interno y externo, pasaría de 25% a 30% del PIB.

 

Incremento de la productividad de la Inversión

No basta con incrementar el ahorro, es necesario también incrementar la productividad del capital.

En términos gruesos, la relación inversión/crecimiento del PIB en México se encuentra en una razón de 5 (25% de ahorro para un crecimiento del PIB del 5%).

Esta razón es superior a las alcanzadas por muchas naciones de América del Sur y de Asia del Sudeste en sus años de crecimiento superior al 7%. Esta relación también nos indica que la productividad de la inversión en nuestro país esta siendo afectada por políticas sectoriales que requieren mejorarse.

Nuestro objetivo será reducir la relación a 4. Con esta relación, el ahorro actual nos permitiría crecer a tasas del 6% anual. Por lo mismo, con la relación de ahorro esperada mediante las acciones mencionadas previamente, nuestra tasa de crecimiento podría llegar hasta el 7.5% anual.

¿Como incrementar la productividad del capital?

  • Primero, finalizando las reformas sectoriales que fueron truncadas por esta administración. En particular se requieren reformas en aquellos sectores de mayor posibilidad de atracción de inversión del sector privado nacional y extranjero, y que le darían mayor competitividad a la industria local:

Sector financiero

Sector energético

Sector transportes

Sector telecomunicaciones

Sector agropecuario

  • Segundo, mejorando los servicios públicos mediante:

La reducción de costos de operación en empresas paraestatales claves como CFE y LFC, Pemex, ISSSTE, e IMSS.

La implementación de una serie de reformas en la estructura administrativa del gobierno federal para minimizar costos de tramitación de actividades del sector privado.

El apoyo a la inversión en infraestructura básica de transportación, puertos y comunicaciones que reduzcan los costos de transacción de las empresas privadas.

  • Tercero, implementando una nueva política industrial que tenga como objetivo:

 

Estructurar cadenas productivas que permitan extender los beneficios de la exportación hacia sectores proveedores de insumos con métodos modernos de administración y control de operaciones.

Impulsar la participación de PYMES en el mercado internacional mediante acceso al crédito y asistencia técnica para mejorar su administración y mercadotecnia.

Un programa de capacitación en el trabajo que permita a las empresas mejorar la productividad de sus trabajadores, extendiendo los beneficios de la globalización a todos los trabajadores del país.

Un programa de avance tecnológico de la economía que consista de:

Apoyo a las alianzas estratégicas entre empresas mexicanas y extranjeras, incluyendo a las paraestatales, para incrementar el uso de tecnología de punta en las empresas de nuestra economía.

Estímulos al desarrollo de nuevas tecnologías y a la utilización de las mismas por empresas mexicanas.

 

Atracción de Inversión Extranjera

Nos sentimos orgullosos de un nivel de Inversión Extranjera Directa (IED) de $10,000 millones de dólares americanos. Nuestra relación en TLCAN debería de ser estímulo suficiente para atraer por lo menos el doble de esa cantidad. Brasil, a pesar de su crisis económica, atraerá en 1999 más de $20,000 millones de dólares de IED.

La ambivalencia demostrada por nuestras autoridades sobre el papel de los extranjeros en nuestra economía (particularmente en sectores clave como financiero, energía y telecomunicaciones) ha causado esta falta de entusiasmo en incrementar los niveles recibidos desde 1994.

Tres acciones concretas proponemos para lograr incrementos constantes y sustanciales en los niveles de Inversión Extranjera Directa hacia nuestro país:

  • Reglas de competencia en los mercados de nuestra economía mediante el fortalecimiento de la capacidad de supervisión de los organismos encargados de realizar esta labor.

  • Garantías jurídicas con leyes modernas y adaptadas a la nueva inserción de México en el concierto internacional de naciones, y

  • Apertura a alianzas estratégicas de las empresas paraestatales.

 

Generación de empleo

Tres son los factores que han impedido a nuestra economía generar mejores y más fuentes de empleo:

Una tasa de crecimiento promedio del PIB del 2.5% entre 1982 y 1999,

Bajos niveles de escolaridad en los trabajadores mexicanos para enfrentar las nuevas demandas impuestas por la inserción de México en la economía internacional, y alto costo de generación de un empleo formal en nuestra economía.

 

Nuestro programa atacaría los tres frentes mencionados mediante las siguientes acciones:

  • El programa de reformas sectoriales y modernización del sector público, mencionado anteriormente, para crear el marco institucional que permita a nuestra economía pasar a una plataforma de crecimiento promedio del 7%.

  • Apoyo a las PYMES y a la industria local, para reducir el costo de generación de un empleo formal en la economía a niveles entre $70,000 y $90,000 dólares equivalentes. Este valor permitirá la generación de 1.5 millones de empleos con una tasa de inversión equivalente a entre 24 y 31% del PIB,

  • Un programa de impulso a la capacitación en el trabajo y escolarización formal que permita mejorar las condiciones de empleo y remuneración de los trabajadores actuales y futuros.

Las diferencias entre ingresos y educación se muestran claramente en nuestros estudios sobre educación y remuneración por deciles de población. Las personas en el decil superior de educación (12 o más años de escolaridad), obtienen ingresos casi equivalentes a niveles internacionales. Las personas en los deciles inferiores de educación (4 o menos años de escolaridad) entran en los niveles de pobreza extrema y condenan a sus hijos a lo mismo.

Oportunidades para todos

Nuestra propuesta es crecer, pero crecer con calidad, que el crecimiento no se concentre en unos pocos estados, ni en unas pocas empresas. Nuestra propuesta es que el desarrollo sea visible para todos. Para ello impulsaremos tres programas que tendrán como objetivo:

  • Primero: Democratizar la economía

Lo que falta en el campo, es que los campesinos gocen de oportunidades de hacer de su actividad agropecuaria un negocio rentable; pero también, que existan oportunidades de empleo o auto-empleo en otros sectores productivos, a fin de eliminar la vulnerabilidad de las zonas rurales de nuestro país.

La agricultura y los agricultores son actores esenciales de nuestra sociedad. Su apoyo requerirá de la intervención selectiva y temporal del gobierno, en cinco áreas básicas: financiamiento, desarrollo tecnológico, mejoramiento de los mercados, desarrollo organizacional y modernización institucional.

En mi gobierno se impulsarán también, instrumentos que generen capacidades y abran oportunidades para que los ciudadanos excluidos se integren a la economía productivamente.

Resulta impostergable en esta materia, eliminar las extorsiones burocráticas de todo tipo que inducen a millones de mexicanos a permanecer en la economía informal, y reconstruir el sistema financiero a partir de un esquema eficaz y eficiente para captar de manera masiva el ahorro popular;

desplegar un gran sistema nacional de microcrédito y banca social que permita a los excluidos transformarse en emprendedores.

  • Generar empleos permanentes en las zonas más rezagadas y los municipios más marginados.

De manera adicional, y a fin captar inversiones que permitan a los mexicanos tener la oportunidad de emplearse en su propia tierra, resulta indispensable mejorar la competitividad de las regiones más rezagadas y los municipios más marginados.

Para obtener los resultados que se demandan en el corto plazo, en mi gobierno se mejorara la infraestructura para la producción es estos municipios, y se establecerá un sistema de incentivos a la inversión.

  • Impulsar modelos de desarrollo local

El modelo de goteo, de cúspide hacia abajo, ha demostrado su insuficiencia. México requiere, de forma adicional, un desarrollo local propio, que surja desde abajo, desde las comunidades, sobre la base de la participación de los propios involucrados, los mercados regionales y los recursos naturales de la zona.

La superación de la pobreza en mi gobierno seguirá este enfoque y por tanto, los programas no serán centralizados, discriminatorios, burocráticos y de alto costo administrativo. Privilegiarán el desarrollo comunitario, la organización local y el fortalecimiento de capacidades del conjunto.

Se fortalecerán el asociacionismo, y la integración de esfuerzos en los procesos productivos y de comercialización.

 

Amigas y amigos:

La propuesta del candidato del PRI se queda muy corta.

Su propuesta deja a nuestro país en un sendero que ya hemos recorrido desde 1982. Sendero que ha probado su debilidad ante eventos externos y su incapacidad para generar los recursos que permitan a México alcanzar los niveles de ingreso, empleo y bienestar social, que requerimos.

Nuestra propuesta es cambiar la plataforma en la que se desarrolla la economía, para que pueda crecer al 7 %. Otros países similares al nuestro lo han hecho. México también lo puede lograr. Se requiere rediseñar el marco institucional. Ampliar la capacidad instalada. Decisión para hacer lo que se tiene que hacer y hacerlo bien.

No tenemos porque condenar a millones de mexicanos a vivir en la miseria.

México no es un país pobre. Es un país empobrecido.

Si la política económica y la política social hubiesen sido otras, hoy no tendríamos ni la desocupación ni la pobreza que tenemos.

Si el gobierno hubiera sido honesto, si no se hubiera cruzado de brazos, si no se hubiera asociado con los delincuentes, hoy no tendríamos ni la corrupción, ni la inseguridad, ni la impunidad que tenemos.

Aprendamos de la historia.

A nuestro país le urge vigor, entusiasmo y decisión. Le urge honestidad y transparencia. Valores morales y efectividad en el ejercicio de gobierno.

Lo que ofrecemos es muy sencillo. Un cambio para mejorar, para progresar. Un cambio sin rupturas, ni violencias. Un nuevo liderazgo. Un liderazgo fuerte, humano, honesto y capaz. Así de simple, así de importante.

Creo con todo el corazón y toda mi fe que los mejores tiempos de México están por venir. Pero no vendrán solos.

El progreso y la democracia son para todos los mexicanos. La responsabilidad de alcanzarlos también.

Todos tenemos un compromiso con México.

No se vale refugiarse en que más vale malo por conocido que bueno por conocer.

Los empresarios tomamos riesgos; hacemos cambios; somos la vanguardia en la generación de riqueza y generación de empleos. Quién más que nosotros para contribuir con toda la sociedad a la construcción del México del siglo XXI; quien más que nosotros para marcar el camino y ganar nuestro futuro.

Es nuestra oportunidad de impulsar un nuevo gobierno; un gobierno honesto y profesional.

Somos libres para lograr un México mejor, pero seremos responsables si no lo logramos.

Es nuestro deber y nuestra responsabilidad.

Será difícil. Será riesgoso.

No importa. Es necesario, es posible y lo vamos a lograr.

Muchas gracias