Ya es tiempo de que exista acceso
al ahorro y al crédito para todos

Ya es tiempo de que en México
se desarrolle la banca social

 

En las últimas semanas he defendido mi propuesta de cambiar el sendero de la economía para que crezca al 7 %.

No obstante, nuestra propuesta va más allá. Queremos crecer, pero crecer con calidad, que el crecimiento no se concentre en unos pocos estados, ni en unas pocas empresas, ni sólo en algunos grupos de la sociedad.

Queremos un crecimiento que se manifieste en oportunidades para todos de tener un empleo o iniciar un negocio. Empleos y oportunidades para todos de progresar y formar un patrimonio es nuestro objetivo.

Por ello vamos a impulsar la banca social.

Las grandes mayorías de mexicanos, no obstante su espíritu emprendedor terminan cayendo derrotados en las fauces de los agiotistas. La gran mayoría de los mexicanos no tienen la oportunidad de tener un ahorro seguro que no se erosione con la inflación.

Otros países han resuelto este problema con la banca social. Son los países desarrollados los que cuentan con la mayor y mejor banca social. En los llamados países del primer mundo: Alemania, Italia, Canadá, Francia y España, más de la mitad del ahorro del país esta en Cajas de Ahorro.

La banca comercial cumple un rol fundamental en la economía. Es un elemento necesario, pero no suficiente para el desarrollo equitativo de nuestro país; para ello, necesitamos la banca social.

La banca social es el elemento financiero de las grandes mayorías. Su competencia es el agio; su papel, contribuir a combatir la pobreza generando riqueza, pero desde abajo, desde el hogar, desde la comunidad rural o la colonia popular.

Como Presidente pondré en marcha la Banca Social en México, para que todos los mexicanos tengan acceso al ahorro, al crédito y al capital.

Para construir el desarrollo desde abajo; desde los negocios familiares; con las habilidades de los artesanos, las virtudes de las mujeres, la energía de los jóvenes y la reciedumbre de los campesinos.

La Banca Social que propongo estará integrada por diversas instituciones de microfinanzas:

Primero: Las cajas populares

Instituciones que captan el ahorro de las familias, de las microempresas, de los jóvenes, pero también de los niños, para formar ahorradores del mañana. Ahorro que hoy se queda bajo el colchón y que las cajas pueden utilizar para crear empleo y bienestar ahí mismo, en la propia comunidad.

Las cajas existen desde hace medio siglo pero no han recibido el impulso para su desarrollo; se han visto limitadas por la ausencia de un marco legal y de vigilancia que asegure a los que depositan su ahorro, la confianza que su dinero no se esfumará como ha sucedido en muchas cajas.

Soy un convencido del Movimiento Cooperativo de Ahorro y Crédito. Lo impulsaré en todo el país.

Segundo: El microcrédito

El México en el que sueño no puede entenderse sin la participación de esas millones de heroicas mujeres, madres de familia campesinas o habitantes de colonias populares, que todos los días se entregan al trabajo para sacar adelante a sus hijos, engordando un marranito, haciendo tamales, vendiendo ropa o bordando.

Para emprender estas nobles tareas esa maravillosas mujeres mexicanas, enfrentan la ausencia de financiamiento o caen inevitablemente en las garras del agio.

Para estas mujeres emprendedoras mi compromiso es iniciar un Programa Nacional de Microcredito que les permita contar no solo con el apoyo financiero, sino con un programa que las dignifique. Ellas me lo han dicho: No queremos nada dado; lo que queremos son oportunidades.

Tercero: Fondos de Financiamiento para la Microempresa.

Los gobiernos estatales tienen el reto de promover el desarrollo regional, de equilibrar las oportunidades al interior de su estado. Por ello impulsaré en cada estado Fondos de Apoyo Financiero para la generación de oportunidades de empleo en las regiones marginadas; recursos que complementados con apoyos técnicos, brinden a los habitantes oportunidades de empleo y auto empleo en su propia tierra.

Cuarto: El Instituto de la Banca Social

Para operar profesionalmente las instituciones de la banca social, es imprescindible contar con los recursos humanos que acrediten la capacidad de operar estas instituciones. Por ello constituiré el Instituto de la Banca Social; así aseguraremos que las instituciones logren el éxito económico y social que queremos.

Quinto: Las Organizaciones de la Sociedad Civil

Estoy convencido que los grupos de la sociedad civil son grandes incubadores de ideas y de testimonios inspiradores y motivadores para la acción. Estoy convencido que el estado debe ser un gran promotor de iniciativas ciudadanas para atender a los grupos menos favorecidos.

En mi gobierno se impulsara el espíritu solidario y el sentido del deber. El objetivo será detonar movimientos sociales a favor de los grupos menos favorecidos. Apoyaré todas las iniciativas de la sociedad civil que participan en la colocación de créditos para los sectores que han sido excluidos.

YA basta de empujar a millones de mexicanos al agio.

Ya es tiempo de que en México se desarrolle la banca social. Ya es tiempo de que exista acceso al ahorro y al crédito para todos.

Y eso es lo que haremos.