San Miguel de Allende, Guanajauato / octubre 3, 1999

 

Por un crecimiento con equidad

1. INTRODUCCION

Saludos·

Agradezco mucho a los organizadores de este evento, por invitarme a participar en este foro tan importante. Espero que Guanajuato, mi tierra, les agrade. Es una Tierra donde día adía se vive la cultura, el arte, y es un lugar propicio para el encuentro de ideas.

México ha vivido los últimos 70 años bajo la hegemonía de un solo partido, este periodo nos han dejado un país de luces y sombras, una nación que se debate entre islotes de prosperidad y océanos de marginación.

El programa económico que desde 1982 ha sido alternativamente aplaudido y reprobado en México y el mundo, ha tenido como frutos:

Más allá de los modelos económicos, lo que ha faltado en México es rumbo, dirección, visión. Mucho coinciden en afirmar que la economía de fin de siglo tiene que ver más con el managment que con el modelo.

México vive una deteriorada situación económica y social por esa masa inestable de políticas que dependen el humor del gobernante en turno. Y no de una política de Estado.

Ha faltado talento, liderazgo, visión y oficio de gobierno.

Estamos listos para demostrar que las cosas pueden ser diferentes, que podemos crear un gobierno que aporte a México un crecimiento acelerado con equidad.

Mientras otros precandidatos hasta ahora han descubierto los errores del pasado; nosotros hemos empezado a definir un programa de acción que, manteniendo la estabilidad de la economía, logre responder a las esperanzas expresadas por los mexicanos: lograr en nuestro país un crecimiento económico con equidad. Un crecimiento con calidad de la economía. Un crecimiento con rostro humano.

 

II. Compromisos con los Mexicanos

En la campaña rumbo a la Presidencia he recorrido el país; he sostenido reuniones con todos los grupos sociales; he recibido muchas propuestas, y en todos lados encuentro ciudadanos por el cambio que desean:

 

 

III. Nuestro Programa

 

Nuestra propuesta en materia económica:

  1. Garanticen la estabilidad de los fundamentales de la economía.

  2. Aseguren la solidez del sistema financiero y su papel como motor de una economía de emprendedores y empresarios;

  3. Provean un nivel adecuado de divisas que asegure nuestra solvencia ante los mercados internacionales de capital.

 

  1. Políticas Económicas

Los elementos fundamentales de un buen programa económico son:

Será obligación del próximo Gobierno de México asegurar la disciplina fiscal y conseguir que el gasto público contenido dentro del programa fiscal dote al país de infraestructura humana y física que garantice:

a).- Mejores condiciones de vida para todos los mexicanos y,

b).- Niveles aceptables de competitividad de las empresas en un entorno de competencia internacional.

 

Las políticas fiscales de los últimos 16 años han dejado al país con:

Proponemos:

þ Una reforma fiscal:

 

Los sucesos de los últimos años nos han demostrado la necesidad de tener una disciplina monetaria y una política de tipo de cambio que permita la estabilidad financiera en la economía. Una total desconfianza de los ciudadanos en nuestra moneda, desconfianza fincada en la tasa de devaluación que ha promediado 30% anual desde 1982.

En mi administración será prioritario:

La combinación de una política monetaria independiente y un superávit fiscal, permitirán a nuestra economía mantener tasas decrecientes de inflación hasta lograr un objetivo inflacionario idéntico a las tasas registradas por nuestro mayor socio comercial: Estados Unidos de América.

Tasas de inflación entre el 2% y 3% son alcanzables.

Estrictamente relacionado con lo anterior esta la estabilidad cambiaria. La polémica sobre el régimen cambiario en México ha disminuido ante la estabilidad reciente de nuestra moneda. Esto demuestra que lo que todo mexicano desea es estabilidad cambiaria, no necesariamente un régimen específico.

Sin embargo, no podemos cerrar los ojos, ni un régimen de tipo de cambio flexible, ni ningún otro, producirán los efectos deseados si somos irresponsables en la conducción de la macroeconomía. Para lograr la estabilidad cambiaria, mi gobierno aplicará dos grandes medidas:

  1. Aplicar políticas monetarias y fiscales adecuadas.

  2. Resolver plenamente la crisis del sistema financiero nacional, ampliando su cobertura y su capacidad de proveer capital.

 

  1. Reformas Inconclusas

La ambivalencia gubernamental de los últimos 16 años hacia la participación del sector privado como socio indispensable en el proceso de desarrollo de México, ha puesto al país entre la espada y la pared, lo ha dejado, como dicen en el rancho, como el perro de las dos tortas. Las consecuencias han sido:

 

Nuestras políticas serán:

 

 

  1. Reformas legales y regulatorias

Un marco legal estable, eficiente y justo, que garantice los transacciones entre empresas y particulares, es requisito indispensable para la credibilidad del programa económico de cualquier gobierno. Es indispensable reducir el burocratismo y hacer una profunda simplificación administrativa.

La falta de decisión para modernizar nuestro sistema legal en materia económica, y la incapacidad del sistema judicial para aplicar la ley de manera transparente y eficaz, ha sido fuente de incertidumbre para la seguridad personal y comercial, lo que sin duda afecta negativamente la contribución del sector privado en el desarrollo del país.

La legislación que rige las decisiones de inversión, las transacciones comerciales y el régimen laboral necesita ser actualizada. Ello facilitará la competencia económica transparente que incentive la inversión productiva. Es indispensable, también, mejorar la efectividad y funcionamiento de nuestro sistema judicial, para que vele por el cumplimiento de los contratos establecidos en la economía.

 

En mi administración será prioritario:

 

  1. Oportunidades para todos

El modelo aplicado en los últimos 16 años, ha inhibido la participación de la sociedad en el desarrollo.

No se han generado políticas de apoyo a los trabajadores por cuenta propia alejados de la información, del conocimiento y de los apoyos institucionales.

El resultado ha sido la creciente informalidad de nuestra economía, actividad que día con día va sumando a millones de desempleados, pero también a pequeñas empresas que ven en ello la tabla de salvación para sus problemas.

El empleo y el autoempleo ha sido identificado como uno de los principales medios para combatir la pobreza, se ha dicho incluso que para un adulto no hay mejor política social que un empleo bien remunerado, empleo que frecuentemente falta donde más se necesita.

Para incorporar a estos millones de mexicanos excluidos, mi gobierno:

 

Reforma del Papel del Sector Público

La verdadera alianza entre los sectores público y privado, implica que el Gobierno promueva con todos los medios a su alcance la competitividad de las empresas para ayudarles a enfrentar con éxito los desafíos de una economía abierta.

Millones de empresas mexicanas, perdido competitividad como resultado de la inestabilidad financiera y macroeconómica, así como por la incapacidad gubernamental para otorgar condiciones fiscales y de inversión pública que fortalezcan nuestra economía.

Además de mantener la estabilidad de la economía para reducir la inflación, estabilizar el tipo de cambio y conducir la tasa de interés doméstica hacia niveles comparables a los de nuestros principales socios comerciales, mi Gobierno implementará:

a).- Políticas de desarrollo industrial amigables con el mercado y,

b).- Una reforma administrativa que obligue al gobierno a brindar a la sociedad servicios públicos de calidad.

En cuanto a política industrial y comercial impulsaremos, entre otras, cuatro estrategias importantes:

En cuanto a las reformas en la administración pública, los siguientes programas serán prioritarios:

 

Señoras y señores

Me he puesto como meta de desarrollo lograr, como mínimo, tasas de crecimiento económico del 7% anual en una economía cada vez más inserta en el marco de la globalidad.

La meta es ambiciosa, lo sé. Pero también sé que representa el crecimiento mínimo que se necesita para reducir los índices actuales de desempleo y pobreza que son inaceptables hoy, y lo serán aún más en el siglo XXI.

 

Aunque ambiciosa, la meta no está fuera de nuestro alcance. Su logro depende de que consigamos forjar una economía confiable y competitiva; y una nueva alianza entre sectores público y privado basada en los cinco pilares que he propuesto.

Lograr una amplia credibilidad en el paquete de políticas que he propuesto no será una tarea fácil.

El escepticismo que mis opositores políticos tratarán de sembrar sobre la capacidad de una administración dirigida por mí, es fácil de predecir.

Tal escepticismo seguramente será alentado desde el régimen.

Pero lo que ofrecemos es muy sencillo. Un cambio para mejorar, para progresar. Un cambio sin rupturas, ni violencias. Un nuevo liderazgo. Un liderazgo de la sociedad y con la sociedad. Un liderazgo fuerte, humano, honesto y capaz. Así de simple, así de importante.

Muchas gracias por su atención