Diez en Agua
Vicente Fox Quesada

El día mundial del agua fue establecido por la ONU en 1993, para fomentar la conciencia pública sobre este recurso.

Hoy, 22 de marzo del año 2000, la conmemoración mundial del día del agua debe servirnos para lanzar un grito que penetre las conciencias de toda la sociedad y ponga en evidencia la grave irresponsabilidad del PRI gobierno.

Los mexicanos tenemos que despertar. Tenemos que abrir los ojos. Tenemos que para darnos cuenta de la emergencia nacional que tenemos frente a nosotros.

El pésimo manejo de los recursos hidrológicos, aunado a los naturales problemas de disponibilidad y distribución, amenazan el desarrollo de México como nación.

    • La disponibilidad de agua en México es sumamente desigual; situación que se agrava por la también desigual explotación del vital líquido. El agua es más escasa donde más se necesita.
    • El norte y el altiplano reciben el 9 % de la precipitación media anual y concentran el 75 % de la población del país y el 70 % del PIB industrial.
    • El 67 % de los mantos acuíferos están sobreexplotados.

    Aunado a los desequilibrios entre oferta y demanda, encontramos severas ineficiencias en el uso del agua:

      • De las 20 millones de hectáreas que se destinan a la agricultura, 30 % utilizan la irrigación, y la inmensa mayoría (más del 90 %) con el método de gravedad, que es el más dispendioso en la utilización del agua. Se estima que en el sector agrícola se desperdicia el 50 % del agua de riego.
      • En las áreas urbanas la obsolescencia de las redes es igualmente grave. En la Ciudad de México se calculan pérdidas por fugas del orden del 40% en las redes de distribución.
      • Los procesos de contaminación son alarmantes. El 93% de las aguas residuales no reciben tratamiento alguno.
      • En la agricultura persiste un uso excesivo e inapropiado de fertilizantes y pesticidas y las tecnología en el sector industrial son ineficientes en el uso de este recurso.

      Aunado a todo lo anterior, nuestro país enfrenta problemas para satisfacer las necesidades más esenciales:

        • Más de 15 millones de mexicanos carecen de servicio de agua potable y más de 30 millones no cuentan con alcantarillado.
        • La sequía que vivimos actualmente amenaza la producción de alimentos y la economía de millones de mexicanos.

        La falta de una política adecuada de aprovechamiento sustentable del agua ha generado, en síntesis, una verdadera bomba de tiempo.

        Repito: Los mexicanos tenemos que despertar. Tenemos que abrir los ojos. Tenemos que para darnos cuenta de la emergencia nacional que tenemos frente a nosotros. Los recursos asignados para la construcción, operación y mantenimiento de la infraestructura hidráulica son insuficientes para hacer frente a los retos por venir.

        Mi compromiso es revertir la tendencia actual insustentable en el uso del agua. Para lograrlo propongo:

          1. Reorganizar la estructura de la Comisión Nacional del Agua, para descentralizar funciones y mantener una política de manejo del agua que responda a criterios hidrológicos y no políticos. Dar a la gestión del agua un enfoque que parta del Consejo de Cuenca.

          2. Promover y apoyar intensamente la adopción de sistemas de riego eficiente, en un programa compartido entre proveedores, usuarios, autoridades estatales y federales.

          3. Combatir el desperdicio del vital líquido en la red de distribución mediante un programa de modernización de los organismos operadores, que incluya mantenimiento y rehabilitación del sistema para disminuir la pérdida por fugas.

          4. Separar el drenaje pluvial y el de aguas negras, a fin de aprovechar las primeras y dar un adecuado tratamiento a las segundas.

          5. Fomentar la construcción, operación y mantenimiento de sistemas de tratamiento de aguas residuales, que respondan eficientemente a las necesidades y tamaños las poblaciones y a los servicios e industrias que en ellas residan.

          6. Impulsar programas de instalación de plantas de tratamiento individuales o colectivas en las empresas.

          7. Establecer tarifas diferenciadas que reflejen el valor económico y ambiental del recurso, y permitan financiar el crecimiento de los servicios de agua potable y alcantarillado.

          8. Corregir las deficiencias que existen en la captación y almacenamiento de agua y promover el máximo aprovechamiento del agua de lluvia.

          9. Apoyar la investigación científica y el desarrollo tecnológico dirigidos a ampliar nuestro conocimiento de los recursos hidráulicos.

          10. Crear en la población una verdadera cultura de uso responsable del agua a través de los programas educativos e intensas campañas publicitarias, donde se resalte el sentido de urgencia del uso eficiente y ahorro de este recurso.

          Amigas y amigos:

          El desarrollo que hemos tenido con los gobiernos priistas es realmente una tragedia: Hemos crecido poco; lo hemos distribuido mal; y lo hemos hecho a costa del medio ambiente.

          Hoy me pregunto y le pregunto a todos los mexicanos:

          ¿Creen ustedes que merece otra oportunidad un gobierno que ha tolerado la sobreexplotación de los mantos acuíferos y la contaminación de nuestros ríos y lagos?;

          ¿Creen ustedes que merece otra oportunidad un gobierno que ha sido irresponsable en algo tan importante como el agua?;

          La respuesta es NO con mayúsculas. NO merece otra oportunidad quien ha jugado con nuestro patrimonio; quien ha dilapidado el agua; quien ha severamente limitado el futuro de nosotros y de nuestros hijos.

          Es tiempo de decir adiós a la contaminación y al manejo irresponsable de la política ambiental.

          Es tiempo de decir adiós a un gobierno que no respeta el medio ambiente.

          Como Presidente aspiro a sacar 10 en agua, ninguna otra calificación sería aceptable tratándose de este vital liquido

          Muchas gracias