YA es tiempo de tener salarios justos y empleos de calidad
Vicente Fox Quesada

En las últimas semanas he defendido mi propuesta de cambiar el sendero de la economía para que crezca al 7 %, y puedan generarse los empleos que demandan los más de un millón de jóvenes que se incorporan al mercado de trabajo.

No obstante, nuestra propuesta va más allá. Queremos crecer, pero crecer con calidad, que el crecimiento no se concentre en unos pocos estados, ni en unas pocas empresas, ni solo en algunos grupos de la sociedad.

Queremos un crecimiento que se manifieste en empleos, pero empleos bien remunerados, que se manifieste en ocupaciones, pero ocupaciones formales. Empleos y ocupaciones de calidad es nuestro objetivo.

Entre 1995 y 1999 la economía genero solamente 2.4 millones de plazas frente a una demanda de 6 millones empleos formales, con lo cual el déficit se incremento, tan solo en los últimos cinco años, en 3.6 millones.

Hoy en día de los 39 millones que componen la Población Económicamente Activa, solo el 34.2 % cuenta con un empleo formal.

Millones y millones de trabajadores no cuentan con prestaciones sociales y llegarán a la tercera edad sin una jubilación que les permita vivir con tranquilidad su vejez.

En el colmo del cinismo, hoy, como cada seis años, nos dicen que ya la hicimos.

Yo me pregunto y les pregunto ¿Cuál es la verdadera prueba de que la economía está funcionando?

La verdadera prueba de que la economía de un país está funcionando no es la que nos vienen a contar los portavoces de la macroeconomia oficialista. La verdadera prueba de que nuestra economía mejora es el incremento en el nivel de vida de los ciudadanos; la disminución de la pobreza; el incremento en el salario real de los trabajadores; y la justa distribución de los beneficios del crecimiento. La que se refleja en sus casas.

Yo me pregunto y les pregunto: ¿Pasa nuestra economía esta prueba de sentido común? ¿Pasa la prueba según estos criterios microeconomicos que tienen que ver con el bienestar de cada uno de ustedes y con la salud de las empresas?

La respuesta es muy clara: no, no pasa la prueba.

No pasa la prueba. A nadie hay que convencer que el PRI - gobierno ha fallado, que a la pobreza y a la marginación se suman millones de familias cada sexenio.

A nadie hay que convencer que ha faltado talento, visión y oficio de gobierno para atender la economía de las familias, la educación de nuestros niños y el desarrollo de nuestras comunidades.

Para todos es claro que el gobierno no ha sido capaz de hacer crecer la economía y menos de distribuir la riqueza y las oportunidades.

Lo que ha pasado en el país en materia económica es realmente una tragedia: Hemos crecido poco, lo hemos distribuido mal y lo hemos hecho a costa de salarios bajos y de depredación del medio ambiente. Hemos perdido mucho tiempo y desperdiciado muchos recursos.

Mi lucha es por llevar al país al cuadrante del éxito, donde están los países que crecen y distribuyen el ingreso, donde están los países que crecen e incrementan el desarrollo humano de sus habitantes.

Nuestro programa es ambicioso en sus metas de crecimiento, porque responde a las carencias de la nación.

Es claro que en seis años no pueden resolverse todos los problemas que se han acumulado a lo largo de décadas, pero también es cierto, que en seis años de buena administración pública, podemos sentar las bases para que la economía crezca el 7 % de manera sostenida y sustentable, y se revierta la dramática tendencia al deterioro en la distribución de la riqueza.

Nuestra propuesta es crecer pero crecer con calidad, con calidad humana. Crecer sin distribuir no es sostenible ni humano.

Ningún país puede sobrevivir con el tipo de desarrollo que México ha producido, con oasis de desarrollo humano rodeados de desiertos de privación humana; islas de vanguardia y prosperidad rodeadas de mares de miseria y marginación.

Para que en los 6 años de mi gobierno, el crecimiento económico se transforme se transforme en reducción substancial de la pobreza y mejoramiento substantivo en la distribución del ingreso, será necesaria una revolución educativa.

El incremento que he propuesto en el nivel de gasto en educación hasta llegar al 8% del PIB durante mi administración, va acompañado de una nueva visión de la educación a ofrecer.

El siglo XXI demanda una revolución educativa orientada hacia un modelo de "educación permanente" bajo el cual se enseñe a nuestros niños y jóvenes a "aprender a aprender".

Una revolución educativa orientada a enseñar a nuestros niños y jóvenes a pensar con criterio amplio, profundo, imaginativo, creativo e independiente.

Pero también una revolución educativa para todos los adultos que no tuvieron la oportunidad de estudiar en su tiempo.

Una revolución educativa que reconozca los conocimientos que hemos aprendido y los talentos que hemos desarrollado en la escuela de la vida.

Durante la campaña he escuchado de los trabajadores la necesidad de modernizar la planta productiva nacional, de integrar los sectores y las cadenas productivas; de incrementar la productividad con base en la innovación tecnológica y la capacitación permanente de la mano de obra.

Tengan la seguridad de que en esta materia encontrarán en nosotros su mejor aliado. En mi gobierno habrá política industrial. Una política industrial para la innovación y la competitividad, enfocada no solo a cómo mejor producir sino también a mejorar el empleo y los salarios. Una política industrial dirigida a reducir la brecha de productividad que tenemos con nuestros principales socios comerciales.

En materia de la reforma laboral resulta necesario encontrar nuestra tercera vía. Diseñar una política laboral que se ubique en el centro social y tenga como objetivos:

Promover la formalización de los empleos informales,

    Promover ocupaciones mejor remuneradas y servicios de seguridad social y vivienda de mayor calidad, y

Promover la competitividad de nuestras empresas.

Yo estoy convencido que las instituciones del mercado laboral son necesarias para la estabilidad y la productividad en el mercado laboral; sin embargo, también estoy convencido que es necesario ponerlas al día. Es necesario, entre otras acciones:

Actualizar la legislación a las nuevas condiciones de la era de la información, el conocimiento y la globalización.

Actualizar la legislación para que represente lo que realmente sucede en el mercado de trabajo.

Modernizar la legislación para que estimule la creación de empleos formales y desincentive los informales.

Modernizar la legislación para que se premie el trabajo y la productividad y se fortalezca la solidaridad entre los actores de la producción.

No podemos pasarnos la vida entre pactos y acuerdos que no arreglan los problemas de fondo.

Tenemos que tener trabajos más estables y seguros pero también mejor remunerados.

Amigas y amigos:

México vive momentos de definición histórica. Las luchas que hoy libramos para darnos un espacio de convivencia en el que prive crecimiento, justicia social, desarrollo humano y seguridad, demandan esfuerzo, creatividad y talento.

El próximo 2 de julio los mexicanos tendremos la oportunidad de escribir un nuevo capítulo en la historia de nuestro país.

Lo que esta en juego el 2 de julio no es la elección entre diferentes candidatos o partidos, lo que esta en juego en el país es algo más profundo.

Lo que esta en juego es continuar con más de lo mismo o iniciar un nuevo y mejor proyecto de nación.

Lo que esta en juego en continuar con el monopolio en el poder o alcanzar, por fin, la anhelada alternancia.

Más de lo mismo significa ampliar, aún mas, la brecha entre ricos y pobres e incrementar las diferencias regionales.

Más de lo mismo significa continuar con salarios bajos y empleos informales.

Más de lo mismo significa inestabilidad social, violencia en las calles y desintegración nacional.

YA es tiempo de poner en marcha la economía.

YA es tiempo de iniciar un nuevo milagro de crecimiento y empleo.

YA es tiempo de que los salarios crezcan más allá de la inflación.

YA es tiempo de que la seguridad social este al alcance de todos.

YA es tiempo que todos puedan participar del Sistema de Ahorro para el retiro y puedan aspirar a vivir una vejez sin sobresaltos.

El progreso no puede esperar.

Ustedes tienen la palabra.

Muchas gracias