Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey CEM / Octubre 13, 1999

 

Líneas de un programa
de reformas financieras para México

 

Nuestro sistema financiero se encuentra débil e imposibilitado para ser el promotor del desarrollo que México demanda con urgencia.

La falta de regulación adecuada, una privatización desaseada y errores en la conducción económica, han hecho de la banca una carga pesada de llevar, un factor de exclusión, cuando debería ser el motor que impulse al país.

Los mexicanos nos han expresado:

Los mexicanos demandan un sistema financiero:

 

 

Cómo desatar la energía de los mexicanos?, Cómo lograr un sistema financiero a la altura de las demandas de los mexicanos?. Cómo alcanzar tasas de crecimiento del 7 %?, Cómo crecer y crecer con calidad?.

 

Cinco reformas son indispensables:

Para ello, serán necesarias las siguientes reformas:

1. Impulsar la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos; y la Ley de Garantías.

Es necesario contar con un marco para la liquidación, disolución y resolución de empresas con problemas financieros; y actualizar el marco contractual para los créditos de personas físicas, a fin de impulsar los prestamos de vivienda, de consumo o personales.

2. Contar con un mecanismo de intervención temprana de bancos.

Resulta necesario un esquema de resolución temprana que permita atacar problemas de los intermediarios de manera oportuna, de forma que antes de que lleguen al nivel de insolvencia estén sujetos a una supervisión y condiciones especiales de actuación con él propósito de que aumenten su probabilidad de recuperación.

3. Ampliar la cobertura y los incentivos para el ahorro

El ahorro interno, que actualmente se mantiene en niveles cercanos al 20% del producto, debe incrementarse para poder lograr que el producto crezca a una tasa mayor. Algunos elementos que podrían contribuir a elevar el ahorro son los siguientes:

      1. disminuir los impuestos sobre la renta para el ahorro de largo plazo,

      2. aumentar la cobertura de las SIEFORES.

      3. crear nuevos instrumentos de inversión para los ahorradores.

     

    El modelo de operación de la banca de desarrollo esta agotado; esto se ha demostrado al quedarse sin operar por el colapso de la banca comercial. No tiene ningún impacto en el financiamiento del desarrollo. Nosotros proponemos:

    1. Reorientar su acción de banca de descuento a banca de fomento, con intervenciones selectivas y temporales por sector y región del país para detonar el desarrollo de las micro y pequeñas empresas.

    2. Contar con esquemas descentralizados y coordinados por las entidades del país, a fin de que efectivamente se atiendan las prioridades locales.

    3. Asegurar que la asistencia técnica y el crédito vayan en el mismo paquete, de forma que se constituyan en instrumentos para elevar la competitividad y la eficiencia de las micro y pequeñas empresas.

    4. Desarrollar esquemas de garantías, limitante que impide el acceso al crédito a muchos emprendedores.

    Bancos de desarrollo más profesionales, más incluyentes, mejor organizados y más ágiles son indispensables.

     

    En materia de la Bolsa de Valores tres reflexiones me parecen importantes:

     

      1. Desarrollar el mercado intermedio. Resulta impostergable que el mercado intermedio, donde se comercian y se financian las acciones de empresas de tamaño medio, se adapte para abrir sus puertas al máximo numero de empresas.

      2. Ser competitivos a nivel internacional. Las operaciones de la Bolsa de Valores de México deben mantener estándares de información oportuna, liquidez y transparencia equivalentes a los logrados en los mejores mercados del mundo.

      3. Democratizar el acceso al mercado de valores a través, entre otros mecanismos, de Sociedades de inversión de capital por región y que en su momento coticen en Bolsa para dirigir los flujos de inversión a las pequeñas empresas. (citar el caso Guanajuato con el BID piloto a nivel latinoamericano)

       

       

      Resulta indispensable generar mecanismos que permitan que un mayor número de mexicanos puedan participaren el mercado de valores.

       

      La banca comercial no atiende al 75 % de los emprendedores. Esta exclusión es una de las causas principales de la ampliación de la brecha entre ricos y pobres.

      Mientras otros países han desarrollado modelos exitosos de banca social que atienden a las grandes mayorías, a nuestro gobierno no le interesan. No hace el mínimo esfuerzo por atender a los excluidos de la banca. La banca social no es resultado de que un país sea desarrollado sino una de las causas que permitieron su desarrollo.

      En mi gobierno seremos agresivos en esta materia a través:

      1. Del impulso decidido a instituciones de la banca social como el microcrédito, las cajas populares y fondos de garantía ; y

      2. De un marco legal que norme al sector y establezca normas prudenciales que se cumplan y aseguren la confiabilidad en los ahorros.

      Nuestro objetivo será lograr que todos los emprendedores que tengan un proyecto viable tengan también acceso al crédito o al capital.

      Muchas pequeñas y medianas empresas no requieren crédito sino capital accionario, que hoy es un recurso más escaso que el crédito ya de por si inexistente.

      Dos elementos nos parecen indispensables para lograrlos. Primero la constitución de Fondos de inversión regionales; y la creación de empresas integradoras de pequeñas empresas, que sirvan de conducto para hacer llegar capital a cada empresa en los individual.

      Si queremos que nuestras empresas locales compitan en igualdad de circunstancias con las empresas globales, lo menos que podemos hacer es ofrecerles los mismo instrumentos con los que cuentan esas empresas.

      Jóvenes financieros:

      El reto es grande:

      Para lograr las tasas de crecimiento económico que nuestra nación necesita es necesario contar con nuevos vehículos financieros que (i) fomenten el ahorro y (ii) simultáneamente sean propicios para el inversionista que busca capital.

      Lograr la cobertura y calidad que demanda el sector financiero del México del Siglo XXI, requiere de innovaciones adicionales.

      Respondamos juntos a ese reto!

      Un sistema financiero no puede operar adecuadamente sin un ambiente macroeconomico estable.

      Yo me comprometo a llevar a cabo el desarrollo del programa de medidas económicas que hemos venido sometiendo al diálogo, consulta y escrutinio de los mexicanos,

      Un programa que incluye medidas de política económica que garanticen la estabilidad de los fundamentales de la economía y aseguren la solidez del sistema financiero.

      Un sistema financiero se basa en la buena fe y en la confianza del público. Yo me comprometo a poner el ejemplo, haciendo un gobierno honesto, de calidad, que cueste menos y de más y mejores resultados a los ciudadanos.

      Jóvenes estudiantes:

      Lo que ofrecemos es muy sencillo. Un cambio para mejorar, para progresar. Un cambio sin rupturas, sin violencias. Un nuevo liderazgo. Un liderazgo de la sociedad y con la sociedad. Un liderazgo fuerte, humano, honesto y capaz.

      Les propongo iniciar la primera revolución del siglo XXI, una revolución de ideas, de talento, de un amplio desarrollo humano. Una revolución que nos permita crecer con estabilidad y asegurar la distribución de oportunidades para todos

      No se vale hacerse a un lado; no se vale zafarse con el pretexto de que soy apolítico. Todos tenemos un compromiso con México; todos estamos comprometidos.

      En los jóvenes esta el mañana de este país. Quien más que ustedes para contribuir a la construcción del nuevo México; quien más que ustedes para marcar el camino y ganar nuestro futuro.

      Yo ya, frente a mis hijos, hice el compromiso de luchar por México. Ustedes tienen la palabra.

      Muchas gracias