Reunión con los candidatos de Nueva República
Vicente Fox Quesada

Somos muy afortunados. ¡Lo somos!. En nuestras manos esta terminar con 70 años de pobreza y marginación, corrupción e impunidad.

En nuestras manos esta construir el puente a la democracia y al progreso que demandan los mexicanos.

Llego el momento de ganar nuestro futuro. Son tiempos de conquistar la alternancia.

Es la hora de instaurar un proyecto que devuelva la esperanza a los mexicanos.

Es nuestra oportunidad. Es la oportunidad de México.

Lo que esta en juego el 2 de Julio no es la elección entre diferentes candidatos o diferentes partidos. Lo que esta en juego es algo más profundo.

Lo que esta en juego es continuar con más de lo mismo, los mismos delitos, las mismas excusas, los mismos irresponsables; o iniciar un nuevo y mejor proyecto de nación.

La opción es muy clara: Esperanza y oportunidades para todos o más de lo mismo.

Prolongar la amarga experiencia de corrupción e impunidad o construir un gobierno honesto que rinda cuentas a la sociedad.

Continuar con las políticas que han generado miseria y desempleo, o iniciar el nuevo milenio con una economía que crezca y genere empleos.

La irresponsabilidad en la aplicación del Estado de Derecho frente a la aplicación de la ley sin privilegios ni salvedades.

Aquí encuentra el proceso de convergencia democrática su verdadero valor histórico; su sustento ético, moral y político.

Formar parte de la convergencia en una muestra clara de apertura, pluralidad e inclusión. Es una muestra de que los aquí presentes están atentos a los nuevos tiempos políticos, de que están a la altura de lo que las mexicanas y los mexicanos exigen a los miembros de la oposición este 2 de julio.

La convergencia busca como propósito fundamental asegurar el triunfo de la oposición.
Poner un hasta aquí al partido de estado, a la era donde el grupo en el poder se sentía dueño de la verdad y exclusivo depositario de la voluntad y los intereses de la sociedad.
Defender mediante todos los medios legales y políticos a su alcance, la transparencia, equidad y legalidad del proceso electoral.
Estoy convencido que la convergencia de las fuerzas opositoras verdaderamente democráticas es el punto de partida para un proyecto diferente y mejor para los mexicanos.

Un país:

  • Donde la política sea capaz de construir consensos.
  • Donde cada mexicana y mexicano tenga un presente tranquilo y un futuro cierto.
  • Donde se viva la prosperidad económica y se sienta la justicia social.
  • Donde se pueda vivir en paz y la democracia se convierta en oportunidades para todos de vivir una vida digna.

La convergencia no es por dos candidatos a la Presidencia de la República.

La convergencia entre Alianza por el Cambio y Nueva República es por los que buscan trabajo y no lo encuentran. Por los jóvenes que quieren estudiar y no tienen espacio.

La convergencia es por las víctimas impotentes de la delincuencia. Por el padre de familia que no tiene alimento para llevar a la mesa y por los pequeños y medianos empresarios olvidados del sistema.

La convergencia es por los millones de mexicanos que perdieron su patrimonio con el error de diciembre. Por los maestros que día a día luchan por su dignidad y por las mujeres que son discriminadas.

La convergencia es por los obreros que no reciben un ingreso a la altura de su esfuerzo y por los campesinos que carecen de oportunidades en su propia tierra.

La convergencia es por un medio ambiente sano. Por un país seguro y una profunda reforma del Estado que acredite plenamente la democracia en nuestro país.

La convergencia de la Alianza por el Cambio y Nueva República es la respuesta que espera la sociedad de todas las fuerzas opositoras.

La integración de los candidatos de Nueva República a la única opción que puede lograr la alternancia en el poder es una muestra clara de que antes de los intereses personales y de grupo están los intereses de México. Es un ejemplo de lo que el dialogo y la política pueden hacer por los mexicanos.

Juntos ahora, podemos invitar a todos los ciudadanos a unirse a una alianza triunfadora.

Juntos ahora, podemos invitar a todas las fuerzas democráticas de la oposición a unirse a una opción real de triunfo.

Juntos ahora, podemos Invitar a las organizaciones no gubernamentales, a los organismos intermedios y a la sociedad entera, a sumarse al cambio que durante décadas ha sido un anhelo insatisfecho.

Amigas y amigos:

A todos las mexicanas y los mexicanos nos une el propósito de construir el país al que tenemos derecho.

Todas las mexicanas y los mexicanos queremos construir con toda la sociedad un proyecto de futuro común sin rupturas sociales y sin violencias.

Los acuerdos que hoy hacemos y los puentes que hoy construimos, permitirán, sin duda alguna, un transito pacífico a la alternancia en el poder y a la formación de un gobierno de concordia nacional.

Un gobierno con el que ganará México y ganaremos todos, menos los corruptos y los delincuentes.