CONSIDERACIONES SOBRE
LA INDUSTRIA PETROLERA

 

Las reservas petroleras son de la Nación, son y deben seguir siendo de los mexicanos.

PEMEX debe transformarse en una empresa más autónoma y autofinanciada, menos sujeta a restricciones burocráticas artificiales, insertada en un contexto más competitivo que la discipline y con acceso a los mercados internacionales para proveerse de insumos, socios, tecnología, y mercados.

PEMEX no requiere privatizarse, pero si transformarse, para ser viable en un mercado abierto a la competencia.

Cualquier cambio en PEMEX debe hacerse sin afectar los derechos de sus trabajadores.

  1. Las comparaciones internacionales son desfavorables para PEMEX

    Las comparaciones que se hacen con empresas públicas y privadas, en el mismo sector, muestran que se están utilizando para más personas en PEMEX que en otras empresas, para hacer el mismo trabajo. La información refleja las enormes oportunidades que existen en PEMEX para mejorar su eficiencia y productividad.

  2. A nivel internacional la industria se esta transformando

    La industria petrolera mundial esta en permanente transformación. En la mayor parte del mundo el papel del gobierno en el mercado petrolero se esta redefiniendo. Las razones para reestructurar las empresas energéticas varia de país a país. Nosotros tenemos que hacer lo propio. Es indispensable continuar la reestructuración de PEMEX.

  3. PEMEX no es el problema, es la solución.

    Como Gobernador de Guanajuato visité la refinería de PEMEX en Salamanca y fui testigo del profesionalismo de los trabajadores de PEMEX; supe del esfuerzo diario por sacar adelante la empresa con servicios de calidad; aprendí que no todo lo que se dice sobre esta empresa es cierto. Que tiene el capital humano para estar a la altura de las mejores del mundo pero le falta gobierno.

    PEMEX paga al gobierno federal el 63% de sus ingresos. A tal grado se ha explotado a PEMEX, que hoy los ingresos fiscales son impredecibles por su alta dependencia del petróleo. Es necesaria una reforma fiscal que modifique el régimen de excepción que ha hecho de PEMEX la caja chica del gobierno federal, su válvula de escape ante las crisis presupuestales.

     

  4. Es necesario tomar decisiones

    La falta decisión de gobierno federal ha limitado las inversiones que requiere la industria petrolera, de continuar así la brecha tecnológica sería cada vez mayor y nos quedaríamos con una empresa obsoleta y poco competitiva, incapaz de competir en un mundo global e incapaz de dar competitividad a las empresas mexicanas.

  5. El mensaje de los mexicanos es muy claro

    Lo que demandan los mexicanos es muy claro: Una mayor eficiencia de PEMEX. Que cada una de las empresas de PEMEX sea un proveedor confiable, eficiente, oportuno, económico y de alta calidad, comparable con el mejor del mercado.

  6. Es necesario dar a PEMEX la oportunidad de ser competitiva

Es necesario transformar las compañías públicas de estado en compañías públicas de mercado, que puedan financiar de manera sana las inversiones que se requieren para tener tecnología de punta y poder competir en productividad con las mejores del mundo.

Para ello PEMEX debe concentrar su atención en las actividades medulares, y adquirir servicios para actividades no esenciales. El objetivo es hacer una empresa más fuerte y con mayor rentabilidad.

En materia de refinación se debe darse flexibilidad a PEMEX para promover alianzas estratégicas que permitan invertir en refinerías que incrementen el valor agregado de sus productos.

La petroquímica representa una actividad que tiene un gran potencial para dar valor agregado a nuestro petróleo. Cada una de las empresas petroquímicas de PEMEX debe tener la flexibilidad de realizar las alianzas estratégicas que considere conveniente como lo haría cualquier empresa global, sin las limitaciones actuales que les impiden conseguir socios.

 

7. Introducir mayor competencia y disciplina de mercado

Una mayor competencia y disciplina de mercado, llevaría a una mayor eficiencia de PEME. Es lo que demandan los mexicanos y lo que más beneficiaría a PEMEX y a los trabajadores de PEMEX.

La competencia y la disciplina del mercado daría mayor confianza a los inversionistas y más competitividad a las empresas mexicanas. Es necesario desmonopolizar los mercados.

 

Mexicanas y mexicanos:

El petróleo es un recurso natural que pertenece a los mexicanos, tal como lo establece nuestra Constitución. El petróleo es sagrado, forma parte de las entrañas de nuestra tierra y del patrimonio nacional. Las reservas petroleras deben seguir siendo propiedad del pueblo de México, al igual que los demás recursos del subsuelo.

Para ello no debe limitar la posibilidad de contar con una empresa pública de clase mundial.

PEMEX es una empresa comercial a la que se ha encargado la responsabilidad de extraer, procesar y comercializar el petróleo que es propiedad de todos los mexicanos. En el caso de PEMEX debemos darle la flexibilidad para que pueda realizar de mejor manera las actividades que tiene asignadas, sin afectar los derechos de sus trabajadores y sin necesidad de privatizarla.

La privatización no es una condición para avanzar en la modernización de PEMEX, pero la transformación de su estructura actual es una condición para que pueda ser viable en un mercado abierto a la competencia.

Yo lo veo como una oportunidad para PEMEX y los trabajadores de PEMEX de construir una empresa de vanguardia y contribuir a la fortaleza de la nación.

Espero que tengamos la sabiduría y la visión para que nuestro petróleo sea un factor de competitividad de nuestras empresas y un verdadero motor del desarrollo.

Es para el bien de México y los mexicanos. Para el bien de PEMEX y los trabajadores de PEMEX.