Ya es tiempo de establecer
una nueva plataforma para el crecimiento económico
y la generación de empleo

 

El programa de gobierno que aplicaré al llegar a la Presidencia de la República, responde a una visión en donde México al término de una generación, tenga garantizado:

    • Estabilidad económica,

      • Desarrollo económico, social y ecológicamente sustentable

        • Desarrollo regional equilibrado
        • Democracia y estado de derecho,
        • Formación de capital humano,
        • Empleos bien remunerados, y
        • Oportunidades para todos de vivir una vida digna.

        Un México muy diferente del que nos entregarán las administraciones del PRI, que a lo largo de 70 años no han sabido administrar nuestros recursos naturales, han inhibido el desarrollo de nuestro capital humano, han desaprovechado la capacidad de nuestros empresarios, obreros y campesinos, no han sabido integrar la enorme capacidad que existe en las mujeres y los jóvenes mexicanos, y han tolerado la corrupción, la impunidad y la ilegalidad.

        ¿ Cuál es mi compromiso ?

        Mi compromiso es iniciar un nuevo milagro mexicano de crecimiento y empleo.

        Es claro que en seis años de gobierno no pueden ser resueltos todos los problemas y rezagos que se han acumulado por decenas de años de malas administraciones.

        Pero también es cierto que en seis años de buena administración pública, pueden sentarse las bases para cambiar el sendero de crecimiento de la economía y revertir la dramática tendencia de deterioro en la distribución de la riqueza de nuestra sociedad.

        Hoy me comprometo ante ustedes y ante todo México a hacer los cambios necesarios para poder aspirar a un México que al cabo de 30 años llegue a ser:

          • Un México en el que todo aquel que ponga su entusiasmo y dedicación tenga un trabajo que le otorgue el ingreso suficiente para educar a su familia, gozar de vivienda digna, disfrutar de esparcimiento y sobre todo, tener un patrimonio que le garantice una vejez sin sobresaltos con una pensión suficiente.

            • Un México en el que quien salga a trabajar al extranjero lo haga porque lo desea y no porque está obligado.

              • Un México en el que toda la población ocupada goce de seguridad social, y no a una vida en la informalidad a la que hemos arrojado al 60 % de la población.

                • Un México donde las oportunidades producto de la globalización se aprovechen tanto en el norte, como en el sur; tanto en el campo como en la ciudad.

                  • Un México donde la desigualdades acentuadas por políticas neoliberales sean combatidas mediante el fortalecimiento del mercado interno, vía la inversión en capital humano, productividad y rescate al salario.

                    • En suma, un México en el que la pobreza haya sido erradicada de nuestra geografía.

                    ¿ Cuáles son los principales elementos de mi Programa de Gobierno para avanzar hacia este nuevo México?

                    • Una reforma fiscal integral que siente las bases para una recaudación tributaria independiente de los vaivenes del precio del petróleo en los mercados internacionales.

                    • Una política industrial que conduzca al fortalecimiento del mercado interno y que permita que los beneficios de la inserción de México en el comercio internacional sean aprovechados por todos nuestros pequeños y medianos empresarios.

                      • Un programa que culmine las reformas estructurales necesarias para mejorar la competitividad de la economía.

                      • Un marco legal que genera certidumbre, confianza y estabilidad política.

                      • Una política de desarrollo regional que equilibre las oportunidades a través de la geografía nacional.

                      • Un Programa para el desarrollo de Capital Social, que incluya a la sociedad civil organizada en los proyectos de gobierno, integrando en las políticas públicas el conocimiento y las habilidades del ser humano, entre ellas su capacidad de asociación y organización. Este programa conducirá a nuestro México hacia el verdadero cambio tecnológico que genere bienestar y progreso.

                      • Una reforma del sector público que permita hacer más eficaces la prestación de servicios y bienes públicos, y

                      • Un nuevo programa de combate a la pobreza basado en la generación de riqueza e independencia en los beneficiarios, en lugar de "regalos" y "dádivas" que se entregan actualmente mediante los programas del gobierno.

                       

                      Reafirmo que la política monetaria es potestad del Banco de México. Apoyo su independencia y me sumo a su objetivo de lograr tasas anuales de inflación equivalentes a aquellos de nuestro principal socio comercial en un plazo no superior al año 2003.

                      Porque comparto este objetivo inflacionario y por que considero una grave irresponsabilidad de este gobierno y los anteriores, el hacer depender las finanzas públicas de los vaivenes en los precios internacionales de petróleo,

                      • La reforma fiscal integral será un punto central en mi programa de gobierno

                      Esta reforma tendrá como objetivos específicos la simplificación administrativa, el estímulo al ahorro y la inversión, la reducción de la evasión fiscal y la integración de la economía informal.

                      Para ello contendrá un paquete de medidas que logre:

                      En los ingresos

                        • La despetrolización de los ingresos fiscales mediante una reforma tributaria cuyo objetivo será incrementar el cociente de recaudación sin petróleo a niveles observados en otros países de nuestra talla e importancia en América Latina: 15 a 16 % del PIB.

                          • Transparencia en el sistema fiscal mediante simplificación de tasas, reducción del número de categorías en el ISR, expansión de la base tributaria y eliminación de algunos impuestos poco productivos y que distorsionan nuestra economía como el ISAN.

                            • Reducción de carga fiscal a Pemex para permitirle lograr inversiones que incrementen su eficiencia y capacidad de producción.

                              • Simplificación administrativa y de procedimientos para el pago de impuestos que elimine las prácticas actuales que tanto desconciertan a nuestros contribuyentes.

                                • Estímulos a la regularización fiscal de participantes productivos en el sector informal mediante régimen especial de pequeños contribuyentes y apoyo a su integración en los sistemas de seguridad social y pensiones actuales.

                                En los gastos

                                  • Incremento del gasto social en programas de apoyo a la generación de la riqueza mediante apoyos para que todo aquel que esté dispuesto pueda aspirar a mejorar sus capacidades y titularse en un mejor nivel educativo, el impulso a la banca social y el auxilio directo a la generación de micro- pequeñas y medianas empresas en zonas rurales y urbanas marginadas.

                                    • Incremento a programas de apoyo de inversión en obra pública de infraestructura básica en sectores clave para la economía como comunicaciones, vivienda, agua y medio ambiente.

                                      • Descentralización en la asignación de fondos transferidos a gobiernos estatales y municipales.

                                        • Expansión del gasto en educación del 5 al 6% del PIB con énfasis en la educación media superior y la creación del Instituto Nacional de Educación Permanente.

                                          • Expansión del gasto en programas de salud que garantizen la mejora permanente de los niveles de bienestar de la población, medido en términos de la esperanza de vida y otros indicadores del bienestar, como las tasas de morbilidad y mortalidad. En especial la infantil, en el caso del sector rural.

                                          • Modernización de la Administración Pública Federal

                                          El gobierno federal es la institución más importante de México por la cantidad de recursos que maneja, por las facultades que tiene, por los millones de empleados que administra y por la influencia que ejerce su actividad sobre todos los sectores de la sociedad.

                                          Para tener éxito en esta empresa requerimos de un gobierno que genere las condiciones de competitividad que requiere la economía. Ello implica una verdadera reingeniería del gobierno que construya:

                                          Un Gobierno Inteligente, que utilice los sistemas administrativos más adelantados y las tecnologías de información más avanzadas, para dar más y mejores servicios.

                                          Un Gobierno Descentralizado que propicie no sólo una simple desconcentración de funciones, sino un Nuevo Pacto Federal.

                                          Un Gobierno Abierto y Transparente, que trabaje en una gran vitrina de cristal donde todos los ciudadanos sepan qué, cómo, porqué y para qué está haciendo, lo que está haciendo, y

                                          Un Gobierno Enfocado a Resultados de Bienestar Social, que revierta la enorme deuda social acumulada durante los últimos 70 años. Un gobierno que intervenga en la Economía de manera eficiente y selectiva en la atención de los problemas que los mercados y el sistema de precios, de manera aislada, no pueden resolver. Un gobierno que con el ejemplo, fortalezca y dignifique a las instituciones.

                                          • Reformas Estructurales para dar mayor competitividad a la economía.

                                          Mi gobierno apoyará la transición de México hacia una economía moderna y competitiva, eliminando las distorsiones institucionales que aún afectan el desempeño de los siguientes sectores:

                                          • Laboral. Concertando acuerdos que permitan a trabajadores en el sector informal obtener los beneficios de empleos y salarios dignos y condiciones de vida adecuadas al final de su vida productiva.

                                          • Financiero. Apoyando la aprobación de la legislación pendiente ante el Congreso de la Unión que permitirá sentar las bases para el desarrollo de un sector moderno y sin trabas que reinicie sus actividades de crédito.

                                          • Telecomunicaciones. Dando la independencia necesaria a los organismos supervisores para que la transparencia y estabilidad de reglas de juego sean la norma en el sector.

                                          • Energía. Lograr que el desarrollo de nuestro país no se vea amenazado por incapacidad de producción y generación de energía en lo próximos años.

                                            • Política Industrial para la innovación y la competitividad

                                            Tienen razón aquellos que indican que la globalización no es una opción sino una realidad; pero tienen mayor razón quienes dicen que aunque en lo externo tenemos que globalizarnos, en lo interno tenemos grados de libertad para auxiliar a nuestras empresas a integrarse con éxito mediante una política industrial para la innovación y la competitividad.

                                            En mi gobierno habrá política industrial.

                                              • Una política industrial enfocada no a que producir sino a como mejor producir, creando incentivos a la investigación y desarrollo que, vinculada con la industria, modifique la curva de posibilidades de producción del país.

                                                • Una política industrial dirigida a reducir la brecha de productividad que tenemos con nuestros principales socios comerciales.

                                                  • Un nuevo enfoque para combatir la pobreza

                                                  Nuestra propuesta es crecer, pero crecer con calidad, que el crecimiento no se concentre en unos pocos estados, ni en unas pocas personas, ni en unas pocas empresas.

                                                  Por ello, he propuesto convertir la Secretaria de Desarrollo Social en la Secretaría de Economía Social. Esta propuesta representa:

                                                  • Un cambio cualitativo. De programas de ataque a la pobreza orientados a mantener la dependencia de los mexicanos, a programas orientados a la generación de oportunidades de educación, inversión, producción y empleo para los mexicanos que actualmente no tienen estas oportunidades, y

                                                  • Un cambio cuantitativo. Duplicando a lo largo del sexenio 2000-2006 los recursos asignados a la Secretaría de Economía Social.

                                                  Amigas y amigos:

                                                  En el proceso de definir nuestro programa de gobierno hemos examinado escenarios sobre el futuro de México.

                                                  El escenario de más de lo mismo dio como resultado un México llamado La Jaula de Oro.

                                                  En ese México veremos: Más seguridad privada, más coches blindados, bardas más altas, rejas en las ventanas, alarmas en las casas, bastones en los automóviles y cercas electrificadas.

                                                  Veremos el cielo gris y más niños con plomo en la sangre. Habremos degradado notablemente la calidad de nuestros recursos naturales. Seremos testigos de elevados índices de jóvenes con adicciones. Veremos cada vez, mas y más descomposición social.

                                                  Veremos un México con un 100% de la población viviendo una calidad de vida inferior a la actual, por una u otra vía y veremos un México con millones de pobres.

                                                  Un México muy diferente al México que nosotros proponemos.

                                                  Amigas y amigos,

                                                  Creo con todo el corazón y toda mi fe que los mejores tiempos de México están por venir. Pero no vendrán solos.

                                                  La democracia y el progreso son para todos, la responsabilidad de lograrlos también.

                                                  Somos libres para lograr un México mejor, pero seremos responsables si no lo logramos.

                                                  Es nuestro deber y nuestra responsabilidad.

                                                  Muchas Gracias