PODER COMPARTIDO Y GOBIERNO EFICAZ

 

Corrupción

Buen Gobierno

Federalismo Alianzas

Segunda vuelta electoral

La candidatura a la presidencia de la república

Veo también un país donde se vive a plenitud la separación de poderes, la democracia, el federalismo, la seguridad y la justicia‚. Vicente Fox (Octubre 13 de 1998)

"El reto es forjar un buen gobierno, que sea competitivo, transparente, honesto, participativo y proactivo, que trabaje mejor, cueste menos y genere mayores beneficios a la sociedad‚. Vicente Fox (Septiembre 18 de 1998)"

őUn gobierno de éxito en el siglo XXI será aquel que sepa modernizar la administración pública aprovechando todos los instrumentos que le permitan ser más eficientes, más efectivo y dar mejores resultados a la sociedad‚. Vicente Fox (Septiembre 18 de 1998)'

Corrupción

La mayoría de los gobiernos durante este siglo se convirtieron en grandes entidades burocráticas, con pesadas estructuras, de estilo piramidal y jerárquicas, que junto con los diferentes intereses que en torno al poder se fueron creando, dieron como resultado que en muchas ocasiones los gobiernos fueran más bien un lastre que un impulso al desarrollo de los pueblos.

Muchas políticas y actividades del Sector Publico crean el clima y los incentivos que fortalecen la cultura del soborno, fenómeno propio de la corrupción, cuatro áreas fértiles propician la corrupción, son:

1.Exceso de reglamentaciones y autorizaciones,

2.Complejas misceláneas fiscales,

3.Falta de transparencia y control sobre las decisiones de gasto público,

4.El proceso de otorgamiento de bienes y servicios públicos subsidiados.

La complejidad en la lucha contra la corrupción debe encararse con una terapia institucional intensiva, de muchos frentes, enmarcada en una reforma integral del Estado.

Debemos tener reglas claras para desregular y desburocratizar el quehacer del gobierno, para no dar motivo de corrupción a los servidores públicos. Es importante también dar poder a los ciudadanos para denunciar a los funcionarios y hacer un gobierno que rinda cuentas.

La corrupción se extiende a toda la estructura de gobierno, pero es muy claro para el grueso de los mexicanos que el origen se encuentra en las cabezas, que como cascada van derramando hacia abajo conductas ilícitas que se transforman en "mordidas" y en "mochadas" para los jefes.

ņPara que ha servido el fuero en nuestro país? ņPara esconder conductas deshonestas y proteger a políticos corruptos del sistema? ņPara darles tiempo de poner pies en polvorosa cuando se les descubre algún trapo sucio?

Los últimos que debemos tener fuero somos los funcionario públicos porque manejamos dinero que no es nuestro, porque cualquier decisión equivocada que tomemos afectará negativamente a los ciudadanos y sus familias. Sin esa tapadera estaremos obligados a actuar con transparencia, o de lo contrario enfrentaremos las consecuencias.

Estoy convencido que debemos borrar de nuestra legislación la figura del fuero en delitos de orden común para todos y cada uno de los servidores públicos.

En Guanajuato la Desregulación, rebasa el ámbito estrictamente económico y contempla la desregulación y simplificación administrativa de todas las ventanillas y trámites que la sociedad realiza con el Gobierno de Guanajuato. Una vez que se termine con las adecuaciones a las leyes y reglamentos necesarios se tendrá una reducción en requisitos del 46%, en documentos anexos del 74% y en tiempos de respuesta en alrededor del 60%. Estos esfuerzos también se extienden a los municipios, donde son ya tres los que cuentan con una ventanilla única de gestión.

En Guanajuato se ha realizado una campaĖa intensa para difundir los derechos de la ciudadanía y las obligaciones de los servidores públicos, exhortando con ello a los ciudadanos para que denuncien a los malos servidores públicos. Para lo cual se dispone de buzones y un número 800 para presentar las quejas y denuncias.

Asimismo para lograr una mejor retroalimentación y control, cada una de las instituciones públicas es evaluada por sus clientes al interior del gobierno y por sus clientes de la propia sociedad, mediante encuestas de satisfacción del cliente diseĖada profesionalmente y levantadas periódicamente.

Buen Gobierno

Tenemos que construir un buen gobierno, que sea una herramienta eficaz de cambio, que sea una ventaja competitiva para la economía, y ello sólo se logra modernizando y haciendo más eficientes las estructuras gubernamentales, transformando radicalmente la cultura de los servidores públicos. Cuanto más pronto se logre mejor.

Tendrán que estar ahí, panistas, priístas, perredistas, de los otros partidos y mucha sociedad civil, el distintivo será el profesionalismo, la excelencia, la seriedad, la honestidad y la transparencia. Con eso se navegara en el camino al desarrollo.

En Guanajuato nos decidimos a dar los pasos para esta transformación, así lo comprueba la incorporación de todas las dependencias del Gobierno del Estado en el proceso de calidad. Prácticamente en todas las secretarías, en todas las direcciones, funcionan comités de calidad donde participan tanto los funcionarios de alto nivel como el más modesto de los empleados, para cambiarle la cara al gobierno, para que los ciudadanos se sientan satisfechos de contar con autoridades cuya única finalidad es servirles.

La cultura de la calidad en el sector público de Guanajuato se está reflejando ya en la atención que se les da a los ciudadanos, lo mismo en las ventanillas a donde acuden a realizar algún trámite, que en las dependencias encargadas de promover la vivienda, de garantizar la seguridad, la rehabilitación de los internos en los Ceresos; se refleja también en la atención de calidad y calidez en hospitales y centros de salud del estado. Nos enorgullece ver la nueva actitud del funcionario público, las nuevas ideas, la verdadera vocación de servicio que hoy se respira en las oficinas. Nos enorgullece ver que varias dependencias del Ejecutivo estatal, de los municipios, así como escuelas primarias y centros de estudios tecnológicos hayan recibido el premio Guanajuato a la calidad; y lo mejor, es que cada vez son más las empresas, las instituciones gubernamentales y los centros educativos que compiten para ganar este reconocimiento.

El proceso de calidad en nuestro de Estado se encuentra reforzado por un amplio programa de reingeniería dentro de la administración estatal gracias al cual, entre otras cosas, hoy se trabaja con base en proyectos que contienen metas medibles y verificables que se evalúan por su rentabilidad social y económica. A esta nueva forma de trabajo se deben sujetar las dependencias si quieren estar incluidas dentro del presupuesto. Gracias a ello también hemos potenciado los recursos que nos entregan los ciudadanos vía impuestos y disminuimos la planta burocrática y el gasto, aumentando, a la vez, la velocidad de respuesta hacia los guanajuatenses.

A fin de llevar las őCuentas Claras‚ y mantener a los ciudadanos informados en todo momento de donde están invertidos sus recursos, se actualizan permanentemente en la página de internet del Gobierno de Guanajuato, la cuenta pública estatal y la información de todas las obras que se están llevando a cabo en el estado. La declaración patrimonial del Gobernador se encuentra también en esta página. Esta declaración se publica adicionalmente en los periódicos de mayor circulación en el estado.

Federalismo

Hay que terminar de raíz con el centralismo que durante tantos aĖos ha concentrado atribuciones y recursos. Hoy lo que se requiere es modernizar las estructuras de gobierno haciéndolas más ágiles, productivas y de pronta respuesta a las demandas de la sociedad. Lograrlo requiere, ante todo, de voluntad política para dar pasos en serio en el fortalecimiento financiero, administrativo y político de los estados y los municipios. Romper la vieja costumbre de actuar a control remoto, y sin conocimiento directo de las necesidades de la población.

En el mundo moderno, la descentralización, tanto en el ámbito público como el privado, es una de las condiciones para lograr la eficiencia y el desarrollo.

El centralismo en lo político y lo administrativo está agotado. Hoy la divisa es la corresponsabilidad y la participación.

Un gobierno ágil no es aquel que concentra recursos y facultades, sino el que confía en los demás y les reconoce su mayoría de edad. Por eso el federalismo y el fortalecimiento municipal son dos objetivos primordiales.

Con el federalismo podremos dar respuestas más ágiles y oportunas a los ciudadanos, pues las determinaciones se tomarán precisamente ahí donde se generen los problemas o surjan necesidades. Tanto el Gobierno del Estado como los municipios, podrán cumplir con mayor eficiencia sus responsabilidades, pues ambos se verán beneficiados con la descentralización.

En México, los estados y municipios serán realmente libres en la medida que tenga fortaleza financiera, y rompan con la dependencia que hasta hoy los ha atado al gobiernos federal; también lo serán cuando cuenten con las atribuciones necesarias para atender directamente las necesidades de cada comunidad.

Se requiere de un auténtico Federalismo que fortalezca a los estados y los municipios, a través de reglas claras en materia de facultades y recursos. Se necesitan ya compromisos claros, de tal manera que México deje atrás el centralismo y su fortaleza se derive de la consolidación de cada una de sus partes.

Estamos conscientes de que el federalismo implica una gran responsabilidad, pero también una gran oportunidad. En Guanajuato, nos aseguramos que la descentralización no se atorara a nivel estatal, por esto las responsabilidades y recursos fueron transferidos a los municipios.

En Guanajuato hemos transferido a los municipios el control sobre 190 servicios que anteriormente prestaba en forma directa el gobierno del estado.

Los municipios guanajuatenses se "han cortado el cordón umbilical" a tal grado que sólo están obligados a entregar cuentas a la sociedad y a la Contaduría Mayor de Hacienda, no al gobierno estatal.

Con estas acciones Guanajuato se coloca como punta de lanza en el proceso de federalismo, al ser el estado con mayor disposición para recibir atribuciones federales y para municipalizar los servicios públicos.

Alianzas

Los mexicanos estamos ante la oportunidad de dar el gran salto que nos llevará a construir esa patria generosa en oportunidades que deseamos para los chiquillos que vienen detrás de nosotros. México se encuentra en el umbral del desarrollo, en el umbral de la democracia, en el umbral del progreso. Ha llegado el momento de poner manos a la obra.

El cambio que requiere el país ya nadie lo para. El reto es que la transición se dé de manera ordenada y sin rompimientos violentos que generen mayores males a la Patria. Esta es la responsabilidad que estamos llamados a enfrentar los partidos políticos, las autoridades y los ciudadanos en general.

Durante el siglo, la tarea política consistió en tratar de imponer proyectos de partido en los distintos países del mundo. Hoy se hace imperante el desarrollo de proyectos nación o proyectos país que están muy por encima de los intereses de un partido en particular o de cualquier grupo de la sociedad. Un proyecto nación tiene que ver con el mediano y largo plazo, con decisiones que sólo pueden ser tomadas por los ciudadanos y que hoy en día marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso. En el pasado estos proyectos a fuerza de violencia, muerte y revoluciones emergían para encauzar la energía social. Hoy los proyectos nación tienen que realizarse a través del talento, la inteligencia sumada de todos los ciudadanos y el acierto de los protagonistas políticos, incluyendo los partidos de cada país.

En las democracias del mundo hay una nueva forma política de actuar que tiene que ver con la configuración de consensos a través de alianzas, coaliciones, pactos y posibles arreglos entre distintos grupos políticos para lograr fortalecer los intereses ciudadanos e impulsar cambios definitivos que urgen en cada uno de nuestros países.

Hoy la pluralidad de México exige no cerrarse a la búsqueda de una alianza con otros partidos, donde sea necesario y conveniente, para lograr que al finalizar el siglo nuestro país tenga un proyecto de nación y alcance finalmente la transición anhelada.

Segunda vuelta electoral

La segunda vuelta electoral no es algo nuevo en el mundo, pues muchos países, con diversas particularidades ya lo han puesto en práctica. Por ejemplo en Chile, a partir de las elecciones presidenciales de 1989, se aplica un sistema electoral de carácter mayoritario con segunda vuelta. En este país si ninguno de los candidatos a la Presidencia obtiene más del 50% de los votos, se realiza una segunda elección donde compiten los dos partidos que hayan obtenido mayor número de sufragios.

En México, los beneficios que de esta innovación son múltiples. A nuestro juicio los más importantes son dos:

Es necesario cuidar aspectos importantes para su buen desarrollo. Una legislación clara que no deje lugar a dudas entre los partidos en relación a las reglas a seguir. Trabajar para que los ciudadanos estén bien informados sobre este sistema de elección y así se eviten el abstencionismo y la confusión en la segunda vuelta, como sucedió en las elecciones municipales de San Luis Potosí.

Es falso el argumento de que con ello se promovería el bipartidismo. Al contrario, en la Presidencia tendríamos a un mexicano que contaría con el respaldo mayoritario de la población, y en el Poder Legislativo quedaría reflejada la pluralidad política a través de las fracciones parlamentarias, con lo que se evitaría la tentación de revivir nuevamente el presidencialismo autoritario.

La candidatura a la presidencia de la república

Desde julio de 1997 manifesté abiertamente a los mexicanos mi deseo de buscar la candidatura a la Presidencia de la República por parte de Acción Nacional.

Lo hice con plena conciencia de que ganar la Presidencia de la República no es una tarea fácil, máxime si quien aspira a ello viene de la oposición, pues aparte de sortear los múltiples obstáculos que impone todavía el sistema político a la democracia, se requiere de un arduo trabajo para amarrar las alianzas necesarias e ir construyendo junto con los ciudadanos un proyecto de gobierno ampliamente consensando que brinde certidumbre en el desarrollo de la nación.

De entonces a la fecha he recibido el respaldo de muchos ciudadanos mexicanos, pero también se han levantado voces que esgrimiendo argumentos característicos de la vieja cultura política, se niegan a aceptar que las "reglas" bajo las cuales ha funcionado el sistema deben de cambiar debido a la exigencia ciudadana de que la sucesión presidencial se desarrolle bajo esquemas transparentes.

Hemos roto los "tiempos políticos" propios del dedazo y del tapadismo, y qué bueno. México no tiene por qué seguir atado a lo que decida el inquilino de Los Pinos.

Nada impide que una persona, en ejercicio de sus derechos ciudadanos consagrados en la Constitución, busque la nominación de su partido, máxime si éste se rige bajo reglas democráticas. Querer limitar este derecho sería una aberración jurídica, un atentado contra la libertad y la democracia, y una intromisión en la vida interna de los partidos políticos.

Los mexicanos quieren que se les hable con la verdad, sin doble lenguaje, sin esconder nada. Quien tenga aspiraciones políticas que las manifieste, sobre todo si se trata de funcionarios públicos. Ello ayudará a que exista claridad en la actuación de cada uno y a que la sociedad pueda valorar su desempeĖo. En nuestro caso los avances que hemos tenido en el desarrollo de Guanajuato son nuestra carta de presentación.

atrás